Sí, sí, reiros, pero cuando el gato te quita el tablet… ya no lo suelta…